‘La narrativa tenía un precio’, homenaje a una “tierra desnuda que se viste con las ropas de cualquier lugar”

La historia del extra que apareció en 40 películas cuando sólo había trabajado en una. El cúmulo de casualidades y locuras que llevó a iniciarse en el cine de Peter Beale, hijo de Barbara Beale, script de David Lean en ‘Lawrence de Arabia’ que tras el rodaje se quedó a vivir en Carboneras. El improbable encuentro entre el personaje principal de ‘Camino’, película que valió el Goya a Mejor Actriz Revelación en 2009 a la almeriense Nerea Camacho, y Ana Frank, la niña judía víctima del holocausto que ha conmovido a generaciones enteras a través su diario.

Son sólo tres planteamientos del medio centenar de relatos breves inspirados en títulos rodados en Almería de ‘La narrativa tenía un precio’ (Playa Ákaba, 2016), antología que se presenta este sábado 23 de julio, a las 13 horas, en el marco de las Jornadas ‘Carboneras Literaria’ (en la Biblioteca). Una obra colectiva que ha coordinado el escritor y farero de Mesa Roldán Mario Sanz y en la que participan autores de la nómina del sello que organiza el festival -el de Lorenzo Silva y Noemí Trujillo- y otros creadores vinculados de forma estrecha a Almería como Javier Irigaray, Mar Verdejo o Carlos de Paz.

“Tenemos buenos escritores que a la vez son profesores o periodistas, lo que no es muy raro; pero ya es más original que tengamos ingenieros, arquitectos, músicos, directores de cine, autores de teatro, actores, una paisajista, un fotógrafo, un boticario, un presentador de televisión, un brigada de la Guardia Civil, y hasta un farero como yo”, explica Mario Sanz a LA VOZ.

Más de 350 páginas de “un armónico conjunto de disparidades, un grupo tan heterogéneo como enriquecedor”. “Hay relatos de todo tipo. ‘Coge tus balas y vete”, de Úna Fingal, imagina el rodaje de un documental homenaje a la película ‘Por un puñado de dólares’ y habla de los problemas de unas mujeres y de la fuerza de otras. Y ‘Tairion’, de la finalista del Planeta Lourdes Ortiz, se basa en ‘Juego de tronos’ y aborda la historia de un enano que trata de que le contraten para la serie. No lo logra y se hace pasar por Tyrion, para tener un momento de gloria”, indica.

Narrativa y poesía
La idea de ‘La narrativa tenía un precio’ surgió durante las jornadas del año pasado con el objetivo de darles una nueva dimensión, un estilo propio que uniera la literatura y el cine, dado que Carboneras es un lugar con solera cinematográfica.

“Después, Noemí Trujillo propuso añadir el libro de poemas sobre el cine ‘Por un puñado de poemas’, coordinado por Josep Piella, y así han nacido estas dos antologías, la ficción literaria sobre la ficción cinematográfica. La mentira sobre la mentira que quizás nos lleve a la verdad”, apunta Mario Sanz.

Almería y el cine, a ojos de Mario Sanz
“Es difícil encontrar una persona en este mundo que no haya visto una película rodada en Almería, otra cosa es que sea consciente de que los lugares que está viendo pertenezcan a esta provincia”, señala Mario Sanz.

A su juicio, ‘La narrativa tenía un precio’, antología que ha coordinado, es un homenaje al cine, pero también a “esta tierra desnuda que se viste con las ropas de cualquier lugar, tierra básica de monte, desierto y mar que hoy es el Oeste americano, mañana la China, el Caribe, la India, el Sahara, la Estepa o la Luna, pero que, en el cine, casi nunca es ella misma. El cine ha convertido a Almería en tantos lugares como la imaginación ha querido. Tantas historias reales o soñadas llevadas a las pantallas, pero muy pocas basadas en su realidad. Esta antología reivindica un guion que hable de Almería y la descubra tal cual es, sin disfraces. Los relatos de este libro no solo hablan de artistas y directores, hablan de almerienses de a pie, de niños que miran los rodajes, de trabajadores, se soñadores, de sufridores, en fin, de la vida real que da vida al cine".

Unos 50 autores participan en la antología cinéfila, que se presenta este sábado en ‘Carboneras Literaria’

Comentarios